Gotero de Luna

Déjame olvidarte.

Te he soñado mil años lunares

en el tiempo y el espacio,

nos amamos en silencio

y con desprecio nos adoramos.

 

Tú no sabes lo que causas

y yo no sé lo que hago,

que horror separarnos

si nunca nos juntamos.

 

Está es la despedida

en una carta sin remitente escrita,

maldigo los siglos amándote

sin siquiera un día encontrarte.

 

El hueco de mi cama

sigue esperándote

y el vacío de este amor

sigue hundiéndome.

 

Tienes un talento especial

todo te pertenece solo a tí

ya en mis venas no corre sangre.

 

Han pasado mil años lunares.

Vemos la misma luna.

Una pieza se conecta.

Y otra se derrumba.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.