Eduardo Ávalos

Ven

Navegamos en las nubes,
Sin protección alguna, sin asfixiarnos,
Carentes de vértigo,
Soberbios y evitando una precipitación
En la inhóspita altura,
Tu boca es oxigeno,
Tu regazo cabecera para mis sueños,
Y tu sonrisa, el suave vino que me exalta
La corriente nos llevara mas alto
Desconozco el rumbo
Confía, no nos desplomaremos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.