Patricia A. L.

Telarañas en un ocaso de un irreverente estío...


AVISO DE AUSENCIA DE Patricia A. L.
Queridos amigos Poetas, pido disculpas públicas. Estoy en cama, con una costilla fisurada, esguinces en muñecas y pies, por ser atacada vilmente por ese loco taxista que no sólo me pegó sino que me arrastró 50 metros por el asfalto de la Avda Nazca de Buenos Aires.
Mi ánimo no es el mejor y no tengo fuerzas para postear ni escribir absolutamente nada. Mi saludo especial a mi amigo incondicional Toqui, que se ha reintegrado al foro, luego de una tristeza tan enorme que lo llevó a estar casi tres meses ausente.
Pasará.
Los amo a todos!


 

Me acechan los hilos
de una cruel telaraña,
en la bruma que se difuma
en la tarde…

Atardecer que ha llegado,
por sorpresa y
con sigilosos pasos….

Cuántas negras noches 
y blancos días
han transcurrido
en mi Vida?…

No llevo cuenta alguna.

Sólo escucho 
los susurros del  Tiempo,


y en mi piel en grises cenizas,
la árida arena sin mares,

que imagino en cada penumbra 
enmascarada y solitaria,

hora tras hora,
 día tras dia…

Estío, 
espuma blanca, 
ondeantes mareas
infatigables…
recuerden las caracolas marinas
de Alfonsina…

y sean piadosas...

Basta ya!
No puedo más!

Estío, espuma blanca,
Sirenas en llamas, 
vestidas
de verdes y oscuras algas

y blancos encajes…



llévenme consigo….


Patricia Aznar Laffont

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.