Andres Kirk

Ni los ojos, ni nada

Me siguen ardiendo los ojos

ese llanto mañanero

que te da un buen día de primero

sacude el sentimiento

y no te da ni un momento

de pararte a respirar

solo te libra la noche del sueño

volvemos a nacer

a llorar por lo mismo de ayer

como si los días se fueran pegando

cada vez más

y nuestra muerte nos viera

desde la espalda que cargamos atrás

el que de vida sabe

se refugia en las estrellas

como su única verdad

pues no hace falta nada ya

más que empezar la cuenta regresiva

de nuestros días restantes de la vida

ya cada segundo esta destinado

en su default, a ser del pasado

sin amanecer con un por qué

o con un quien

nuestra última chispa

se va apagando con el tiempo

partícula intangible y ficticia

no somos nadie

no fuimos ni seremos

en una realidad vitalicia

la muerte esta atrás

y los días se van pegando

cada vez más

no queda otro camino

no queda nada

se vive y se muere

en el hoy y el mañana

y si, me siguen ardiendo los ojos

pero pues ya que

no hay nada ni otro modo

más que soledad, tristeza, y todo.

 

(y si, sigo estando loco)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.