Ángela Cavalcanti

Ayudadme a no caer

Y me llevas en tus brazos,

examinando el alma

en busca de versos

en desdicha sin conciencia.

Creo que no me conoces,

cuando en amores

caí rendido y abatido

con el alma en vilo

a través de rojos hilos.

Adjetivos rotos se deslucieron,

gritaban de locura

en tus infiernos de nieve,

muchos adverbios arrancaron

en el miedo que infunde dolor,

en nuestros corazones;

Y aun asi quiero tus palabras letales

mientras saboreo frases de tus labios

y tu piel con excesos de insomnia

me contagia de tu oniria

mi pétalo caido en charcos de perfume.

 

Ayudadme a no caer,

a salir de este vacío que dejó la inexperiencia,

sálvame de este amor puro

y hazme creer que tengo un sitio en tu piel,

eres boreal en estrellas del norte,

y en tus brazos dormiré

y en tus lineas abrazaré

mientras busco en la jaula del solitario pájaro

la diadema que nos hará brillar

como el cometa que murmuró

"Cada cierto tiempo voy y vengo

entre andanzas de aprender en culpabilidad,

y llego cuando la musa abraza a la luna

en plegarias nocturnas."

 

Pronunciaré tu nombre en aullidos feroces,

loco estoy y estaré en la jaula del recuerdo,

sentado esperando a que abras la pequeña rejilla de la jaula,

y sin embargo soy pequeño cuando habíto tu piel,

y grande cuando los colores que llevan tu mirada aparecen

en el amanecer de tu cerrar y abrir de ojos.

En mi bohemia ambigua llego a la isla en tintas,

después de perderme y naufragar

en la mar de tus sentires,

en soledades fluidas, los versos cobran vida

y claman tu nombre,

te buscan,

te llaman

y desean en tus brazos volver,

en tus besos creer,

a tus abrazos correr,

imaginando la gran obra de arte que es este amor,

imaginario y real como la vida en un segundo,

y el miedo aparece, darlo todo por nada,

los recuerdos que abandonaron el castillo

en mi bote suelen visitarme de vez en cuando,

pero te quiero a ti,

solo a ti,

y se que si me enamoro volveré a perder,

y el ciclo temporal y atemporal volverá

mas mi negación a volver a hacer daño es casi un menester,

una prioridad de mis sentires,

ayudadme a no caer,

ayudadme a amar,

ayudadme a creer.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.