Eric Rancol González

¡YA VEREMOS!

Anhelos imperecederos cruzan fronteras,

buscan hallar refugio en labios tímidos

que no confían en el poder de un beso.

Esperanzas delirantes enarbolan banderas

y elevan en el más sorprendente silencio,

espíritu de conquista y sus ansias de victoria.

Deseos incontrolables ofuscan lo sensato,

imprudencias desafiantes desenvainan  

valor necesario para vivir una aventura.

Un “Ya veremos” blandió su espada

y desarmó intenciones, sueños planificados

en congresos de almohadas y desvelos.

Anhelos imperecederos cruzan fronteras,

Esperanzas delirantes enarbolan banderas

Deseos incontrolables ofuscan lo sensato,

Y yo cargando el peso de ese “Ya Veremos”

que viste de “Posible” sí, pero no tanto.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.