Anacelina14

Fuego abrazador

Mi alma estaba rota y herida

pero tu gracia la restauró,

sobre tus alas me cubres de amor

mi quebrantado fuego de sol.

 

Tú me amas  tal como soy

y me tomas entre tus manos

llenandome por completo

de tu fuego abrazador.

 

Y hoy escucho el silbido

el susurro de tu voz

y yo te escucho 

y te abraza mi corazón.

 

Fuego abrazador...

 

 

 

Comentarios1

  • Luis Estable

    Eso es lo que se quiere cuando se ama: que nos amen por nuestros coazones y no por lo que ven los ojos.
    Gracia!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.