Francisca cz

Desaparición en el Túnel de la Muerte

Estoy en la tríada de la muerte y nadie me ayuda,

Grito la desesperanza tatuada en mis pulmones

Busco ansiosa algo en que sostener mi cuerpo,

Aquel de alma fría y piernas titubeantes.

 

Mi cuerpo es blanco como nieve,

Y como nieve, quema y arde,

Crea llagas que sangran profusas,

En un dolor que se hace constante.

 

Caigo, caigo de repente,

En aquella inclemente transición del túnel,

Oscuridad se crea y luego desaparece,

Como si mis ojos fueran una cámara,

Que graba todo pero que no siente.

 

Y ya no diferencio verdad de ficción,

Sólo vivo el sueño, la realidad, el como se llame,

Vivo, pronuncio, y más que vivo sueño,

Y me expando como una gruesa capa de bruma en el aire.

 

Y si soy o no soy eso es una cosa aparte,

Ya vivo no vivo,

Ya estoy en otra parte,

Soy tuya, soy mía,

Soy tu pelo, tus ojos, tu pupila,

Y al  fin vivo como la molécula de pelusa

Que caprichosa cae en la deriva.

 

27/06/10

Comentarios1

  • Luis Antonio Osorio

    son intensas tus letras que me llegaron al alma, asi como el dolor que se siente cuando uno cae y es lejana la distancia del suelo... bellos versos Francisca... saludos desde Panamá...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.