el jota

Ya es hora, ¡Te lo ruego!

Hoy te ordeno que te vayas,

que salgas de mi cuerpo,

que fluyas como siempre,

Tú sabes que es tu deber.

 

Hoy te ordeno que seas libre,

que caigas como el rocío,

quiero que seas una cascada de emociones,

no puedes negarte, ¡Sal de mí!

 

No entiendo que te detiene,

cuántas herida más necesitas

creo que tengo las suficientes,

ya es hora, ¡Te lo ruego!

 

No entiendo que te detiene,

si hasta en mis sueños, te lo ruego,

si hasta en mis sueños, te lo imploro

dime, porque hasta en mis sueños te niegas.

 

Quiero, por favor,

que recorras mi cuerpo,

que limpies mi desdichas,

porque ya no puedo más.

 

Quiero, por favor,

que tengas piedad de mí,

necesito que te hagas presente,

porque ya no puedo más.

 

Tal vez, si sales no dejo que te escapes,

y te llevo a un pensadero mágico,

para guardarte en el recuerdo,

y me libraré de tu veneno.

 

Tal vez, si sales,

no serás la única

te volverás lluvia,

y me libraré de tu veneno.

 

En realidad no te pido un milagro,

no te pido que seas de cristal,

ni mucho menos de esmeralda,

En realidad solo te pido Libertad.

 

Eres Tú la que tiene el poder,

no te pido que seas de un Fénix,

no te pido que seas distinta a otras, pero

Eres Tú la que me hará libre.

 

¿Sabes quién eres?

Pues dímelo,

¿Sabes qué quiero?

Pues dámelo.

 

y deja que todo fluya,

que no necesites otra herida,

que no necesites ácido sulfúrico,

yo solo quiero la libertad de llorar.

 

José Julián Colmenárez Barrios “El Jota” 
19/02/2019

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.