Lady Maria

La triste realidad

Dudando entre  enaltecer tu recuerdo o asumir la triste realidad, así amanecen ahora  mis días, uno tras otro a tu servicio, en un ejercicio involuntario  y nada estructurado  de preparación para el tránsito, el que ha de llegar irremediablemente, impunemente  y hasta me atrevería a decir que irreverentemente.

No, no eres esa mujer que eras hace cuarenta años, ya no eres la fortaleza y el  manantial de vida que eras, no tienes esa risa desprendida que te surgía de repente, ni ese llanto emocionado que brotaba incontrolado solo con rozar tu sentimiento.

Ahora los años y la vida te han convertido en un ser tremendamente vulnerable, y tozudamente incontestable, las hadas de las fuerzas te han abandonado y tu maltrecha mente está en otra parte, en  ese mundo sórdido e irreal al que te han llevado los duendes del pensamiento, los diablos crueles de los miedos y las brujas malas de tus cuentos.

Del magnífico templo de tu cuerpo, ya solo quedan en pie  venerables ruinas, irredentas, sometidas a la vil intemperie de los días sin retorno  y  las miserias de la vejez.

Y yo sigo aquí, añorando a la mujer que fuiste,  debatiéndome entre la duda de  enaltecer tu recuerdo o asumir la triste realidad, que irremediablemente llegará.

 

Comentarios1

  • Texi

    Tremendo...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.