Fermín Medina

Día de San Valentín

El rígido invierno suaviza el carácter áspero;

nos toca con vista solar su gélido aliento

en sitio anual donde las aves hayan su nido

o donde, por Pan, en brazos lágidas yacemos.

 

Nació en Tarni un devoto

al elixir derramado en madera cruzada. 

Un tartamudo y como un tonto visto

vedaba el llevar a cabo las bodas marciales.

¿Qué se sentiría desposar, con celibato, 

almas correspondidas en amores carnales?

Un clérigo cubre su naturaleza dada

al vestirse con hábito,

pues niega sus dones y placeres naturales.

Pero, de este modo, celebraba nuestro santo

acción clandestina aquí y arriba permitida.

Cuando el Augusto, despiadado a pesar de docto,

notó el noble delito,

tornó su cuerpo a color de amor en llamarada.

 

El magno valor, que por Lelio fue descifrado, 

es una cohesión inquebrantable del alma;

pero, aunque en un día se obsequien los regalos,

Idun siempre dará a los inmortales manzanas. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.