Jeremiel

Ojos que miran tus ojos

Me siento, piernas a ambos lados:
Soy una flor que olvidó la primavera
Siempre es verano, siempre es otoño,
Siempre esta el cielo oscuro
Y la luz siempre llega.

 

Unas palmas sobre otras palmas
Que se entienden como el viento
Con las nubes.

 

Una frente con otra frente
Que hacen una imagen distorsionada
Un numen de tallo floral.

 

Unos ojos con otros ojos
Que no se miran
Pero se evocan.

 

Negros ojos que miran negros ojos
Un abismo frente a otro
(Dejan los primeros
De mirar al otro
Cediendo a la gloriosa dicha
Del dulce llanto).

 

Por fin llega la tierra prometida
Se alza el azur del cielo de día
Se hunde el alma en el cielo de noche
Cae lluvia
Cae fuego
Y aquí están frente a ti
Como inertes, mis ojos negros,
Sobre tu abismo suave:
Caigo en un mar de noche
Que refleja
Mi alma hundida.

 

Soy finalmente espíritu,
A lo lejos oigo tu sonrisa
A lo lejos, un reloj me hace su esclavo
Y aquí me revelo contra él:
A lo lejos, en el tiempo, oí tu risa.
Ahora estoy atrapando una sonrisa
A lo lejos.
Todo esto existe
Si los ojos miran,
A lo lejos
O aquí.

 

Si tus ojos
Son mirados
A lo lejos
O aquí,
Todo esto existe

 

Y es por siempre.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.