Danny McGee

EL PRIMER DÍA DE MI SUEÑO.

El primer día de mi sueño.

Cuando quedé postrado en cama por varios años, por la tristeza de no poder cumplir el sueño de mi vida, me encontré con una noche de esas donde el silencio te habla claro y sin rodeos, y esa vez me dijo lo siguiente: "los sueños no se cumplen cuando uno está acostado, se cumplen cuando uno se levanta".
Llegó la mañana. Me levanté... contemplé el amanecer, y justo ahí empezó a cumplirse el primer día de mi sueño, el día del compromiso entre la magia y el esfuerzo.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.