Generationequis

Un hueco en el corazón

Mi alma está molida,

masacrada por un profundo dolor,

¡No se entiende tanta maldad!

No se hace leña, del árbol caído.

Es que extraño tanto sus sonrisas y dulces bromas

Sus travesuras tan tiernas, tan inocentes.

Es que complotan y son cómplices de la venganza....

Han tirado al abismo, los pocos arneses que tenía para salir de él.

Ya no sé como han decantado mis lágrimas y han ahuecado mortalmente mi débil corazón.

No sé porqué lo hicieron. 

en silencio... en soledad, es quizás el castigo

Adiós, niñas.

Mis dulces princesas.

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.