Jair Sierra

Dentro de la misma ciudad.

Dentro de la misma ciudad,

caminaban aún sin andar

los mismos vagos que amor deambulaban,

que tiempo necesitan para juntos estar

y encontrarse con un selecto beso.

Aquel beso que remoja los labios

pero, que llena el alma,

que estremece al corazón

y enloquece las manos,

que sin prejuicios el cuerpo explora,

y con certeza nuestro comienzo aflora.

.

...

Dentro de la misma ciudad

en que del mundo fuimos

y hasta de amor sufrimos,

en donde tú y yo tuvimos

nuestros primeros líos.

.

...

Dentro de la misma ciudad

que me impregnaste de aromas, 

de sentimientos no permitidos

de tu mirada cristalina,

que sin tomar distancia

viste en mi lo que faltaba.

Tomá y arrebatá

todo lo que yo por amor te doy,

si de ellos quieres vivir 

entonces entregate  a mi

sin temor de lo que entre los dos

pase hoy.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.