Carlos Hector Alvarez

Vete...



 

 

¡Vete, vete de mi vera!

no vuelvas la mirada,

se acabó la primavera

que nuestras vidas, alegraba.

 

El otoño fue llegando.

Con el frío de tu desdén

se fueron marchitando,

las flores de mi edén.

 

Llegaste en el invierno

de mi vida deshojada

por el desamor eterno,

que la tenía postrada.

 

El fulgor de tu mirada

trajo calor a mi verano,

confieso, no esperaba.

más no llegó en vano

 

Llenó mi vida de alegrías,

volví a ser feliz, sin pensarlo

Dios escuchó mis plegarias

¡No puedo negarlo!

 

Hoy te pido que me dejes,

ya veré como te olvido.

A medida que te alejes

negaré ,el haberte  conocido

 

 

Comentarios2

  • elenas

    cada vez más hermoso tu versar mi estimable amigo
    palabras de desamor...que de todo hay en esta vida..enhorabuena!
    A la vez el tango muy apropiado!
    un abrazo

    • Carlos Hector Alvarez

      Gracias mi amiga, siempre tan amable con el desprotegido Un abrazo

    • Violeta

      ES HERMOSO LEERTE Y SENTIR TUS LETRAS CARLITOS ,MELANCÓLICAMENTE HERMOSO..SALUDITOS



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.