Juan Benito Rodríguez Manzanares

Amada mía

(Jotabé con estrambote)

 

 

 

En mis labios reposa el dulce aroma

que suave, como plumón de paloma,

 

acaricia mi alma y mi corazón,

me envuelve en una encendida pasión,

y a abandonarse invita a mi razón

en juegos de cálida sensación.

 

Ese dulce aroma, cariño mío,

es tu amor, puro cual blanco rocío,

 

que a mi corazón enseñó su idioma

hecho de esperanzas y de ilusión

que sin querer subyuga mi albedrío.

 

Mas, cual sereno río

que tranquilo fluye en la primavera…

¡Tu alma siempre será mi compañera!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.