Alejandro Pezeira

Soy

Tal vez no soy puro como la piedra -cuarzo

rosa- que llevas en el pecho.

Tal vez soy guano que germina

rosas en la boca. Pero seguro estoy de ser 

lo que no soy.

 

Como, por ejemplo, prisión de tu carne,

tampoco soy un día con sol

(sin nubes, claro).

Se podría decir que soy noche y llanto,

y cigarro, que se esconde acongojado.

Soy piedra de mar en el acantilado 

que canta sin mover los labios a solas.

 

Pero fui también antes del invierno perpetuo,

canción del alba, un día de enero,

un anillo de oro en tu dedo

que dejaste tirado un sábado por la noche.

(entre decepción y mucho llanto).



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.