Julio César Santana

Pobre Poeta

I

El Ernesto se alzó,

tumbó siete asientos,

tomó seis tragos,

vociferó cinco palabras.

De justicia social habló,

culpó al viento,

dijo "en los ricos me cago",

nos ilustró, sobre balas y espadas.

La mesera temblaba,

trémulas sus comisuras

sonreían más dudosas,

que antes que El Ernesto hablara.

Un chicle masticaba,

mordió su lengua por censura.

Otros Ernestos sentían mariposas

al escuchar del Ernesto la Brava.

 

II

El Ronaldo respondió,

crapuloso, sin escrúpulos,

habló de latifundios

y de falsas libertades.

A Ernesto falso profeta llamó,

pero sus manos escondían cúmulos

del dinero más hediondo, 

el de Las Calamidades.

El dueño del bar excitado

terminó de matar su moral

al escuchar a Ronaldo hablar

y tomó de la mesa la propina.

Pero lloró desconsolado,

la desgracia y el mal,

con dos Ronaldos se puso a rezar

por menos indigencias y más concubinas.

 

III

Y el Pobre Poeta en un lado,

sumergido en el Topos Urano

alzando banderas blancas;

mente en la luna y cuerpo en el sol.

Despertó luego de haber escuchado

a Ernesto, Ronaldo, y sus hermanos,

en su garganta clavó una daga

y al silencio le hizo el amor.

Pero los poetas también hablan,

luchan con lápices de minas,

vociferó para todo el mundo,

no se pudo contener:

¡Déjenme en paz con mis palabras!

mis doce canciones de Sabina

mis monólogos de Facundo

y mil caderas de Mujer.

Comentarios1

  • Ana Maria Germanas

    Me agrada como versas...y el destripamiento que haces de la conducta y conciencia social...
    Te mueves por un sendero pedregoso, dejando expuestas las heridas de la sociedad...y lo haces excelentemente ...
    Tus figuras son contundentes ....
    Un placer leerte.-
    Un afectuoso saludo.-



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.