Antonio Encinas Carranza

El silencio de la nada

En una noche llena de silencio
se escuchan los lamentos
y llantos callados
que arrastra el viento

Son los llantos oscuros
que se originaron
en las cosas vacías,
en los silencios callados,
en las miradas perdidas
en la sequedad de los ojos.

Son lamentos que se mimetizaron
en las Cuevas del Oriente
en el eco de la montaña
y en el Muro de los Lamentos.
Es el pacto del mundo irreal
que domina y brota
del espectro universal.

Los gritos del silencio
son los gemidos que brotan
de los gestos que se dibujan 
en los rostros el dolor.
Son los hilos de la existencia
sujetadas a la conducta irreal.

Donde las denuncias
huérfanas de vida
van buscando las respuestas
allí donde el Sol muere cada día.

Entregando miserias
Olvidando rencores
Abandonando voluntades.

Los gritos del silencio 
es la entidad mayor
de la conducta irreal.
de la insuficiencia desleal.

Es la voz sin esperanzas.
es la justicia que no llega.
es el hambre del hombre
en el dolor del mundo.

Es la voz que calla
al perder las esperanzas.

Autor: Antonio Encinas Carranza

De: Lima, Perú
D. R.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.