Nako el poeta

pensamientos libres


"Quédate con el de las manos sucias y el corazón limpio.
Quédate con el de la ropa sencilla y el alma valiosa.
Quédate con el que se levanta día a día con una sonrisa,
a pesar de no poseer riquezas.
Quédate con el que ensucia sus manos y cuida las tuyas.
Quédate con el que te ofrezca todo, a pesar de no tener nada.”


Quédate con el que no le importa si estas arreglada o no. Quédate, con el que hace hasta lo imposible por sacarte y llenarte de mil sonrisas diarias. Quédate, con el que no descanse solo para poder ofrecerte hasta lo que no tiene. Quédate, con el que no deje pasar un minuto sin que sepas, que se muere por ti. Quédate, con el que nunca te ha dejado sola, con el que siempre te ha escuchado, con el que te abraza cuando estas enojada... Quédate, con el que sabes que jamas se ira...


Si, por que así sabrás que te necesita por que te ama,
y tu amor tendrá la dicha de4 ser correspondido;
quédate con quien no duda en hacer lo que te hace bien,
por que lo hace sin expresión de amor fingido.
quédate pues entonces con ese uno entre cien;
que es el que hace por ti todo,
absolutamente todo sin haberlo prometido.


Quédate con el que te mira a los ojos y te desnuda el alma,
Quédate con el que de un beso enciende tu piel mojada
Quédate con el que conoce tus días malos y no le importa porque juntos son el equilibrio del otro
Bella sinfonía de besos y caricias en las noches de luna bella,


Libertad, quédate con tu libertad,
Con el vuelo por el cielo,
Con la noche, el firmamento
Y el reflejo de tu cuerpo en el espejo.
Con las colinas, montañas y altos relieves,
Los abismos, las selvas y los frutos silvestres,
Con el musgo y la planicie de entrada a tu Tierra,
Con el perfecto volcán y el magma que emana en tiempos de guerra.
Contigo, quédate contigo
Abriendo las alas y despegando el vuelo
Contigo, ¡quédate contigo!,
En un viaje con tu alma a merced de lo Divino.
Quédate contigo
Y comparte tu ser con él.
Contigo y con él,
Independientes compartidos.
(Morri)


Quédate con el que anima tus mañanas,
quédate con el que endulce a tu piel,
quédate con el que quieras tú y amas,
porque sólo yo seré tu dulce compañía fiel...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.