Monroy Gemio Pedro

El poder de las palabras II



Este cerebro trasegando
En garabatos de tinta,
Encontrara mi voz enfundada
En raídos versos.

Esta poeta mediocre
Remontara a traspiés
Los dias de tedio
Encaramados a mi espalda
Las horas de desesperanza
Y de existencia despoblada.

Desencarrilare mi alma forastera,
En algún vagón blanco.
Sin propiedad.
Para avanzar como un disparo
Sobre el verbo desgarbado.
Y disiparme en puntos suspensivos…
Borrones del tiempo
Y fugas de luz.
AUTORA - MERCHE MONROY FERNÁNDEZ

Doy gracias a mis tres hijas, Noor, Salma, y Abril. Gracias por la taza de aquel café que nunca vi,
Pero vosotras asegurabais que quemaba, mientras me lo servíais en vuestra taza de juguete. Gracias por los caramelos cubiertos de pelusa que sacasteis del bolsillo, especialmente para mi. Gracias por las hormigas muertas del parque. Gracias por calentar vuestros pies helados, bajo mi cuerpo, en gelidas noches de invierno. Gracias por querer dar mi nombre a vuestro hámster. Gracias por cocinar, para mi, vuestros exquisitos flanes de barro. Gracias hijas, por todo el tiempo que exigisteis, por las noches en vela, por echar a bajo mis planes. Y sobre todo, gracias por un amor mayor del que nunca merecí, por haberme enseñado la verdadera felicidad y por formar parte de cada letra de este libro.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.