Julieta Iallorenzi

LICENCIOSO



Acabo de conocer a la familia Ingalls


Y me aterró su normalidad

Sonrisas constantes sin pestañeos

o rayos de penumbra en sus ojos,

Rozan lo sádico.

Me acerqué a la oveja negra para aplacar

Que si me rasco me busco hasta el hueso

Relamiendo todo lo licencioso.


JULIETA IALLORENZI

PATENTADO EN SADAIC Y DNDA

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS

Comentarios1

  • FHER77

    Es clásica, es un encuentro incómodo.

    Saludos cordiales



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.