Antero

- Escritor que sueña -



 

 

Palabras tras palabras

va describiendo sus pensamientos,

-Para unos… un acierto

-Para otros… un desacierto

-Para muchos algo sin esencia, insulso.

Para él, no, para el son sentimientos:

-un desahogo,

-un reclamo,

-un grito

-un suave murmullo,

-una caricia al viento

-un reproche a lo desconocido,

y quien sabe si también

como un lamento.

O puede que no fueran más

que una línea sin un destino.

-Pero qué más da,

se dice,

y sigue,

sigue con denuedo,

sin complejos,

entrelazando palabra tras palabra,

desgranando sus sueños,

descubriendo su vida en ello.

 

Y se repite insistente:

Es consistente lo que sientes

te mantiene y te sostiene,

Escribe, no te pares,

usa tu tinta invisible,

y si así lo quieres,

hazlo en los lienzos del aire.

 

Y en un arrebato de cordura así lo hace

 

Miles de vidas ancladas en miles de mundos,

-seguramente,

no serán suficientes para amarte tanto,

tanto como debiera y tú te merecieras

y aunque -en cada uno de ellos-

fuese dejando las semillas de mi vida,

las que me identifican como un amante

-imperecedero, vehemente, demente-

semillas que broten con solo que las mires,

sé que nunca serán

lo suficientemente abundantes

como para poblar tus márgenes de risas,

de promesas que exijas y me impongas

pero que, a poco que las abones,

verás como se multiplican y crecen.

Posiblemente,

nada será tan alto como los destellos

de tus ojos ardientes cuando amanecen

-donde quiero estar y escalar-

pero no así las semillas que tú fertilices.

 

De todos los esfuerzos que hiciera

sean estos cuales fueran,

seguirá insistiendo

en mantener sus sentidos despiertos

para no alejarse de la sombra

de sus recuerdos,

para no sentir que se está perdiendo

y las imágenes que son como espejos,

dejen de asumir su destierro:

apartadas a la vera del camino

viendo volar las hojas sin destino.

 

Salen sin orden ni concierto los versos,

sin disciplina, libres, desinhibidos,

como el borracho que dando tumbos

va persiguiendo un sueño,

el de aquel amor perdido.

Y que más das,

que han de importar las reglas

sí impulsado por un amor desenfrenado

-así de impetuoso y ciego-

-borracho de quimeras-

vuelan como palomas enamoradas

las palabras encadenadas

que buscan lo que nace tras el horizonte:

Ese muro que divide lo que palpa

con lo que sueña,

y así, algo cansado y sumido en sus sueños,

ve como van apareciendo los puntos sucesivos

esos que son como un banco donde

descansar y retomar el aliento.

Comentarios6

  • Samantha Sanz

    ¡Preciosos versos!

    Saludos del alma.
    Sami.

  • Hugo Emilio Ocanto

    Bellas y maravillosas letras, poeta.
    Mi saludo, mi amistad.

  • Sharon Ximena

    Tan cierto...Un escritor siempre sueña , siempre inventa y se aferra a la ilusión del camino creyendo que todo lo visto es bueno y tan sencillo... Un escrito plasma el sentimiento y es certero para el porque fue elaborado desde quizá su cautiverio... Saludos cordiales que me encantó pasar por versales ,muy inspirador 😊

  • Anton C. Faya

    El amor que da y que vive, maravillas en tus maestras letras Antero...
    Suenos poeticos y humanos...
    Gracias por compartir...

  • Texi

    Gracias por lo que nos compartes.
    Un abrazo Antero

  • Lolaila

    Tus versos me engachan, Que bonito escribes.
    Un abrazo grande Manuel. ( Me alegra volverte a leer.)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.