dylan maki

los hombres somos los más lunáticos

fuerza tierra
hazme tuyo
aire
todo el cielo completo
desgarrame las venas 
Estrújame el miembro
es que es raro
las fuerzas que tiene un hombre
o tal vez yo soy así no más
que cuando tengo mis fluidos acumulados
soy un toro
y miro con fuerza en el interior de la gente
y me planto enraizado a horcajadas
comiéndome el mundo con los cojones
pero sin mucho sentido
desvirtuado por la sentencia
cortado de alas
motivo de burla del cazador recolector
y del hermitaño nostálgica presencia
porque nosotros necesitamos movernos
colgarnos de la barra
golpear paredes
probar esa fuerza interna que nace como un volcán
por eso te miro

y te desvisto

y te samarreo
y por eso te amo al instante
a tus caderas
y tu forma particular de hacerte un moño en el pelo
por eso te someto en mi mente
para que me circundes con tus dudosos ánimos
y se vuelvan certeros con tus vaivenes
porque para mi la vida es un juego
de poder
donde ganan los más fuertes
los mejores parados ante la vida

los que mataron al mejor oso
para hacer la mejor piel
y es eso
nuestro género se está desvirtuando
porque a la mujer le sirve el sedentarismo
tejer chalecos para la prole
amar a los hijos con delicias se les da tan bien
porque no pueden amamantar corriendo
o conectarse con la tierra si no es por medio de la belleza
creo en las diferencias de los géneros
amadas polaridades

si me quedo mucho tiempo estático me canso
y si no me muevo me canso
se me cansa la mente de pensar
porque aunque eso se nos da muy bien
lo mejor que tenemos
Es esa fuerza de bestia
que nos hace correr tras nuestros objetivos
competir con el enemigo
y con el amigo
jugar a las artes marciales sin mucho arte
y con pura brutalidad
e imaginarte gimiendo sobre mi pecho, a horcajadas
es la única forma en la que me gusta perder mi recurso energético más preciado
la sustancia fecundadora
derramada sobre tu carita bonita



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.