Ludvaldo

FUROR DE SOL A SOL (soneto)

El prístino fulgor de la mañana

alumbra etéreo la candente alcoba

donde Amarilis el vigor me roba

con sus ardores de bacante insana.  

 

Sus ansias no toleran mi desgana

y con astucias de perita loba

en su venéreo círculo me engloba

de nuevo hasta que suple al Sol Diana.  

 

De noche con sus hábiles caricias

obtiene de mi carne las delicias

que Apolo renaciente sorprendido  

 

contempla de rubores encendido

y hambriento de las tórridas leticias

de tórtolos tan torpes en su nido.  

 

Osvaldo de Luis

Comentarios1

  • sinmi

    Me encanta tu forma de versar.... Saludos poéticos.

    • Ludvaldo

      Muchas gracias y un cordial saludo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.