Julio A. Rocha

EL FRACASADO

 

Estaba sentado mientras miraba a Florencia arrodilla haciendo lo suyo cabeza arriba, cabeza abajo y una que otra arcada hasta que en un momento dejó de chuparla y me preguntó: ¿te gusta nene? ¿Lo estoy haciendo bien?
No le contesté, sólo acomode su pelo y empuje su cabeza para que continuara, lo hizo. Despues de un rato acabé dentro de su boca, ella tragó todo y me dijo: Esta muy rico nene y se sentó a mi lado, prendí un cigarro, la miré y pregunté: ¿Querés?.

Hasta que por fin me hablas- contestó.

Es que sabes que me gusta cómo lo haces, lo preguntaste la primera vez que nos vimos para esto y te respondi.

Si, lo sé pero me gusta escucharte cuando me decís que sí que siga haciendolo.

Ok, será la proxima.

No me gusta que me trates cómo si fuera una puta.

¿Acaso no lo sos? Le pregunté mientras sacaba $500  de la billetera, los puse sobre la mesa

Si. Si lo soy pero yo te amo bastardo hijo de puta lo sabes muy bien

Tomé su cara violentamente y le di un beso, ella bajó lentamente su mano hasta donde estaba mi amigo que aun seguia dormido por la primer chupada. Empezó a abrir el cierre pero la detuve.

Vamos nene una más, está será gratis.

No puedo mirala la hora que es. Tengo que ir a escribir.

Está bien.

Cuando iba saliendo me gritó: ¡Te amo mucho nene!

No le respondí. Cerre la puerta y baje por las escaleras hacia la calle.

Empecé a caminar hasta que escucho que alguien me llama

Che, che poeta acá. Soy yo

Conocía muy bien esa voz, era la luna que siempre miraba cuando yo iba a visitar Florencia.

¿Cómo estás? le pregunte.

Acá andamos aburrida de esta vida que me tocó

Y tenes para unos buenos millones de años más le respondí

Si, no se que va a ser de mí cuando ya no vea tus cochinadas con la señorita esa.

Te vas a entretener con alguien más.

No creo. He visto infinidades de cosas pasar, y tu tan desgraciada vida me llamó la atención

Sólo me reí. Prendí un cigarro y le dije: Te invitaría pero no creo que fumes

Che y ¿Y por qué no le dijiste que la amabas?

No quería arruinar la reputación.

¿La tuya? Me preguntó.

No querida luna, la de ella.

Pero si es una puta amigo, ¿Cómo más podes arruinar su imagen?

No te confundas, no es sólo una puta más. Es la mejor de la ciudad y la más cara, por eso no cualquiera se acuesta con ella.

No me jodas poeta, si vos nunca tenes plata, vi que le diste uno de $500 y a veces ni le pagas.

Es que se enamoró de mi.

¿Y vos estás enamorado?

Claro que la amo, por eso mismo no puedo salir con ella, ¿te imaginas? La puta más cara con el poeta fracasado. No puedo arruinarla así.

No sos tan fracasado nene.

¿¡Cómo que no!? Mirame hablando con vos en vez de ir a escribir o estar pensando en buscar trabajo.

No cualquiera pueda hablar conmigo.

Si lo sé. Vamos al bar te invito una cerveza.

Yo no tomo. Pero te acompaño.

Dale vamos.

 

Comentarios1

  • Elkarg

    pendejas nosotra cuando nos enamoramos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.