Adriana Lobatón Caller

Terra

Me dolía cada pensamiento abrupto e irónico

Como pude dejarme enredar si yo era la mejor

Cada gota que absorbí de ti me fue envenenando

 

Me gustaban los riesgos ... ¿por qué no?

Estuve a punto de morderte y quitarte todas tus fuerzas

Estabas tú delante de mi ¿no?

Dejándome el camino libre, retirando los obstáculos

Dejando una pista que no podía descifrar

 

Desperté entre los árboles, bello refugio

Traté te poner mi mente en blanco

tal vez la telepatía en dos almas

hechas mierda que se aman funciona…

O eso pensé hasta que volví abrir mis ojos

y vi que estabas ahí...

 

Donde siempre, a mi costado con un pie fuera

Con el otro encima mío y con las manos siempre entrelazadas



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.