Verano Brisas

LA MUJER DE LA LUNA


AVISO DE AUSENCIA DE Verano Brisas
Ninguna


Soy la joven consorte maorí

que rechazó cargar agua en el día

y tuvo que hacerlo por la noche,

para la Luna y sus enamorados.

 

El satélite, luminoso como un astro,

alumbraba el camino de la aldea

hasta que se ocultó tras una nube;

di contra la tierra reseca por el Sol,

me sentí furiosa y ultrajé la Luna

que bajó en el acto y decidió raptarme.

 

Asida de un árbol corpulento,

descuajado y llevado a las alturas,

resistí cuanto pude, y finalmente,

subí con él y el cántaro deshecho.

 

Por eso en noches despejadas ven

la Luna blanca prendida en el espacio

con una mancha inoportuna y parda

que observan fácilmente los humanos.

Comentarios3

  • Elkarg

    muy bonito señor

    • Verano Brisas

      Gracias Elkarg. Reciba un cordial saludo.

    • Poeta del Silencio

      Maravillosas letras, es un honor para mi pasearme por tus versos cargados de inspiración.
      Saludos..

      • Verano Brisas

        Muchas gracias apreciado Poeta del Silencio, por tu generosidad y gentileza.
        Recibe un cordial saludo.

      • Tokki

        Sé nada del pueblo maorí y poco de la Luna; sin embargo, si se observa su luminosidad prestada se apreciarían "mares".
        Un afectuoso saludo V.

        • Verano Brisas

          Gracias Tokki. Recibe mi cordial saludo.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.