Viviana Vásquez.

Plan imperfecto.



Yo intentaba entender el amor, pero, nada que no se haya experimentado, es fácil de entender. Hasta entonces. 

Encontré el amor, hace rato, sólo me faltaba verlo en unos ojos, en una sonrisa y en una voz que me encantara tanto que las noches se tornaran eternas por el simple hecho de no estar escuchándolo. 

Él llegó, la razón lo aprobó, el corazón lo admiró y la vida me lo regaló. El día de su llegada estaba escapando de mi realidad con el corazón en silencio pero, sutilmente irrumpió, rompió la noche silente y ahuyentó cada miedo que atormentaba mi alma. 

Toma mi mano y no necesita mirarme para hacerme sentir segura, él, sólo con entrelazar sus dedos con los mios me hace sentir fuerte y me conduce a una serenidad nueva para mi vida. 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.