Francisco DG

Una última misiva.

Que fácil fue desaparecer, que fácil fue herirte, que fácil fue no pensar en ti.

No te culpes, querida mía, ni a ti ni a tu hermosa sonrisa, ni a aquellas virtudes por las que algún día yo moría.

No me fui porque no te amara, me fui porque no me amaba. Me fui porque no me conocía y si no lo hacía, no sé a quién veías. 

Ahora me siento y observo la retrospectiva de aquel cobarde que quiso ser valiente por un día.

Ya no llores, vida mía. Levántate y ve al futuro y encuentra lo que debió ser, lo que es y lo que será. 

Ya no pienses en esas incontables noches en que tu voz era la mía, ni en las cartas que escribía cuando a mi lado tu dormías.

Yo no las pienso, no las recuerdo ni te siento. Ni me importan esos días. Tómalo como un perdón, una excusa, una última misiva de aquel motivo de desdichas. Vive y sé, y vive siendo.

 

Siempre tuyo, todavía.

Comentarios2

  • Frank Ayala

    Que sinceras tus letras. Gracias por publicarlo.

  • Alextheblack

    El ritmo que usas para expresar tus letras son tan delicadas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.