Ludvaldo

SONETO DEL DESPERTADOR

En torno al alba nunca te molesta

que te despierte para hacernos presos

uno del otro en lid de la que ilesos

salir no es fácil, ni con ropa puesta.  

 

Te encanta que un receso dé a tu siesta

para las buenas tardes darte a besos,

preludio de los tórridos excesos

tras los que vuelves a quedar traspuesta.  

 

Te place que interrumpa a medianoche

tu sueño y que tus ígneos sueños haga

de nuevo realidad, pues no eres vaga  

 

para el amor, mas el tercer derroche

pasional sí te agota y lacia imploras

que te deje dormir algunas horas.  

 

Osvaldo de Luis

Comentarios1

  • Frank Ayala

    Que ingenioso. Me gusta.

    • Ludvaldo

      Gracias. Un saludo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.