Jesus Cuero

Hay un pájarillo en la ciudad

Revolotea el pájarillo

Aún vive aunque sus pulmones comienzan a molestar un poco, debe ser por el smoke de la ciudad piensa el

En la mañana lo escucho cantar

He tomado el hábito de despertar muy muy temprano para escucharlo, luego, cuando suena el primer auto vuelvo a dormir

En ocasiones dejo sobre alguna rama un poco de comida y agua azucarada, creo que no lo necesita total es un árbol frutal

En ocasiones no llega y me invade un poco el miedo pues pienso que quizá murió y no pude darle un funeral adecuado, pero pienso de igual manera que no soy el único que ama a ese pájarillo, cuando regresa, no lo miro por la ventana, salgo al frio y lo veo tomar el agua, y me doy cuenta que no falto, solo que se quedó dormido porque la noche anterior bebió demas.

Revolotea el pájarillo y yo no me he mudado de este departamento desde hace 5 años,  tengo miedo de dejarlo, de no saber de el

El no vendrá conmigo si me voy, no me seguira, ni entrará a la jaula, yo no lo tocaré para hacerle tal daño

El no vendrá conmigo y eso me aterra

Una vez vino con el ala rota, y fue la primera vez que pude tocarlo, sane su herida, le construí un nido, junto al agua y plato de comida, incluso llegue a pensar que me queria, luego de un tiempo, al sanar, alzó el vuelo y no regreso por un largo, largo tiempo,  mi hábito no cambio hasta que un día el canto, quise gritar pero solo sonreí

Hay un pájarillo que revolotea por la ciudad

Está triste en ocasiones porque piensa en su familia, en sus amigos, en los otros pajarillos que alguna vez quiso pero que se quedaron en el sur

Hay un pájarillo que revolotea en la ciudad

Tiene miedo en las noches y en veces no puede dormir,  en ocasiones no ama tanto la vida como para cantar

Hay un pájarillo revoloteando en la cuidad, que piensa que el dolor de sus pulmones es por el smoke quizá. 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.