Ludvaldo

AL ANSIA DE LOS SÁTIROS FOGOSOS (soneto)

Al ansia de los sátiros fogosos

pequeña deja mi brutal deseo

cuando tus excitantes carnes veo

despierto o en mis sueños ardorosos.  

 

Tus cebos suculentos y golosos

me causan un erótico mareo

cuando te quito el cándido pareo

y se me ofrecen túrgidos y hermosos.  

 

Oferta tan jugosa no rechazo

y unímosnos los dos en un abrazo

gratísimo a la par que muy violento,  

 

mas luego con un ritmo ya más lento

logramos demorar el latigazo

del culmen del deleite en tu aposento.  

 

Osvaldo de Luis



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.