Evardo

SUEÑOS

Me gustan las tardes de ocio,
el las que tomo mi almohada
Y duermo una siesta
Y paso las horas abrazado a ella
y soñando contigo...

 

Ahí te beso, te abrazo,
te acaricio y soy feliz.
Te siento más cerca de mi,
beso a beso, piel a piel,
cuerpo a cuerpo,
en abrazos apasionados...
casi juntando nuestras almas.

 

Y disfruto estos besos que me elevan
Y hasta las nubes me llevan,
Y me llenan de vida,
hasta cuando tus labios
pueda volver a tener.

 

Lástima que cuando despierto
no te tengo a mi lado...
Y tengo que esperar a que pase
el tedioso tiempo
en que estoy sin ti.

 

Y me agobia el deseo inconsumado de amarte.
Y duele en mi piel tu ausencia.
Y queman mis labios los besos que no te doy.
Y el frío de no tenerte se queda en mi pecho.
Y mis manos tiemblan al no sentir tu piel.
Y guardo todo mi amor sólo para ti.

 

Porque algún llegarás a amarme como yo a ti.
Y ese volcán de sensaciones acumuladas
en nuestros cuerpos
Explotará llenando los poros de nuestra piel,
los rincones de nuestras almas
y todo nuestro ser, fundiendonos en uno sólo.

 

 

Comentarios2

  • Lincol

    Sueños con nombre propio que alardea tus días con paciencia y ternura.

    Es un placer leerte estimado amigo.
    Saludos cordiales.

  • Lualpri

    Realmente es un placer tal cual dice Lincol.
    Un abrazo y felicidad.
    Hasta el año próximo !
    Luis.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.