KABABC

Así, así tiraste mis letras.

Quedan en el pasto tus huellas.

Tan seco el pasto, como secas tus huellas,
huellas de llanto, que se desvisten en la tarde.

Era tu primavera, tu enredadera,
yo era tu primera, tu primera canción.

Como un ave que le es quitado en canto,
como una ola desechada de su orilla.
Como la mañana cuando sale gris,
y como el venado cuando brama por el pasto fresco.

Así, así tiraste mis letras.

Eran mis letras lo que le sobraba al corazón,
tal como pensaba yo, así era yo.
Pero no basta dejar el pasto marrón,
ni tener raíces fuertes,
cuando solo ven tus ramas.

Hoy se encendió la luna.
Luna que te vio en mis brazos,
misma luna que hoy me ve sin ti.

Luna que me escribiendo,
encima del pasto.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.