Eduardo A De Nobrega F

De barro y Luz

Hija de la misma luz
Del mismo barro
De la anguila, de los huesos,
De los indios, las sirenas,
El pulpo, la langosta,
Del leon, de las manos
Y los arboles
De los peces, los ojos
Y los ciervos

 

De la misma luz, del mismo barro
Brotó esa sombra ya conocida
La que trae la última copa
Y el ruido de los trenes ahuyentados por el sol

 

Rompió una pobreza sobria
De un concreto mal herido
Una noche de cabellos
Unos ojos profundos y decididos
Y en la tez pálida y nivea se dibujan unos labios ávidos de vida

 

Si lo sueñas alguna vez
Si lo encarnas en un delirio
Besa con el gélido temple que requieren las despedidas
Hasta que el frio queme
Hasta que el cuerpo deshabitado ceda

Al sueño del instante en el beso eterno,

al sueño eterno en el instante de un beso.

 

Y seria otra, seria otra si la muerte asi llegara.

Comentarios1

  • Ravniko Juur Holstain

    Hermosas letras..
    Gracias por compartir...
    Saludos
    Rav



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.