A. Martinez

Bajo mi piel.

 

Ando trás tu risa
que abre el camino
y ya no se esconde.

 

Voy y vengo de tus manos
buscando la mirada,
resbalando por un tiempo
de compases azules,
cuesta arriba,
y al acercarme a la boca,
nacen besos
con vocación de palomas,
que van empapelando
de sonidos la casa.

 

Momentánea y cautiva,
emerges con la fragilidad
de un pulido encanto,
cruzando por mis versos,
y entonces estás,
te quedas,
eres tú y eres la tarde,
brotando de ti misma,
con un puñado
de luz hacia mi boca.

 

Delpelo negrísimo
y tus ojos de noche,
surgen respuestas
que opacan
todas las preguntas
de las manos.

 

Hacia tu nido te mueves,
bajo mi piel;
me voy contigo.

 

Eduardo A Bello Martínez
Copyright 2015



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.