ADOLFO CESAR MARCELLO

EL KAKUY (o Túray, o Urutaú)

 

 

El gran dios Sol, convertido

 

en un gallardo mancebo

 

antes de irse al firmamento,

 

a Urutaú enamoró.

 

Desde entonces, ella vaga

 

por los árboles del monte,

 

siempre se escucha de noche

 

su grito desgarrador.

 

 

 

 

Octavilla de:

Adolfo César Marcello

Seudónimo: Nazareno

Tucumán - Argentina

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.