ANAMI

DESPEDIDA

DESPEDIDA...

Ya no sé ni lo que escribo, ya no me mueve la nada, mi musa ya está cansada de no poder admirarte, de no encontrarte querido en los lugares que habito con anhelo de mirarte, de los intentos fallidos de esos encuentros furtivos, que  mi mente imaginaba buscando de ti saciarse, buscando escapar del tiempo que se niega a recorrer los pasos que daba un día en premura picardía por tu figurar envolver, ya no me mueve el recuerdo de aquellas noches marchitas que en tu ausencia y lejanía fantaseaba de locura y tú eras el hombre de pie, que de un soplo en mi rescate te aventurabas al paso de tu rival a vencer, y en el furor del momento desaparecías después.

Ya se va de mí la prosa que inspirabas en instantes, que con sorpresa abrumante en mi mente presurosa iba entretejiendo odas de amor en tu nombre y ser.

Ya no se inquieta mi mente cuando al saber tu presencia, se enredaba en el intento de hacer coincidir al tiempo mis actos con mis pensamientos, y en ese fallido intento se develaban en pleno todos mis sentimientos, a saber de aquel ajeno que nada tenía que ver, porque era evidente al mundo lo que tú nunca advertías o a lo mejor no entendías que eras tú el mayor culpable de mi raro proceder, del que era presa en vida cuando eras tú alma mía el más fiel protagonista de los días de mi ayer.

hoy te aparto de mi lado, hoy se apaga de mi alma aquella magia infinita que causaba tu querer, hoy te despido en mi vida porque fuiste alma mía un indomable placer.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.