Carvajal

TU NIÑA...



Para: mi primer amor 

 

Hola,

Tenía tiempo que no hablaba contigo pero necesito decirte algunas cosas

Disculpa si te parezco inoportuna, lo más probable es que no tengas muchas

Ganas de escuchar, igual necesito sepas algunas cosas…

 

Cuando nos presentaron fuiste lo mejor que paso en mi vida,

Me diste arte, valentía, destreza, ánimos, me enseñaste una cara de la moneda que

Jamás soñaría conocer.

Te volviste mi sueño más deseado, te veía en todos lados, deseaba tanto ser como tú!

Tenía la seguridad de un gigante inquebrantable, nadie podía tocarme,

Era muy cálido tenerte…

Entonces solo era una niña, insististe en que debía crecer, madurar.

Ya mis pasos no eran tan livianos, soltabas mi mano para que pudiera intentarlo

Y aunque sabía que estabas ahí, daba miedo. En esos días caí,

pero fue muy fácil volver  a ponerme en pie.

Te mire y sonreímos, ya había crecido un poquito como para que camináramos uno

Junto al otro, seguía siendo muy cálido!

Pero comenzaron a sucedes cosas que no entendía, el camino se hizo más ancho y grande

Había muchos extraños ahí, no me avisaste lo que pasaba, pensé que estaba bien.

El clima ya no era el mismo, la calidez había menguado pero aun te podía ver, ahora estabas

Un poco lejos, aun te podía sonreír, sabes aprendí muchas cosas en ese tiempo

Me sentí grande…

No lo esperaba, no esperaba que esa roca estuviera ahí, no la vi, lo prometo que no la vi ¡!

Caí, pero esta vez sangraron mis rodillas, estaba tan asustada, podía ver tus ropas entre la gente

Pero no lograba verte, quise llamarte pero me concentre demasiado en dolor de mis rodillas,

Intente curarlas, cuando tuve un respiro me levante a media asta y con dificulta volví a caminar,

No podía levantar mi rostro, me concentre demasiado en que no me doliera…

Entonces paso lo inevitable, volví a tropezar, esta vez mas severamente, esta vez golpee mi rostro

No pude levantarme, abrace mis piernas quebrantadas  y junto a sollozos imparables,

llore, llore hasta quedarme  sin fuerzas…

El clima ya no era el mismo, había cambiado completamente,

hacía mucho frio y cada vez se hacía más de noche, ya no había gente,

solo quedaban mis heridas, el dolor, mi miedo y yo…

Levante el rostro para buscarte pero no estabas,

ya no podía ni ver  tus ropas, o sentir tu olor…

Intente hablarte en susurros con la esperanza de que aparecieras

con tu brazo fuerte en mi auxilio Pero el tiempo corría y nada paso…

Esperaba que volviera a amanecer para ver si podía verte, pero la mañana nunca llego,

El frio solo aumenta, y no sé cómo pararme de este lugar...

Mis piernas están entumecidas, ya no recuerdo como caminar!

 

Si algún día te llega mi carta solo quiero que sepas que:

Lamento mucho  dejarte de mirar,  espero que no te haya ido como a mí

Y aun tengas esa hermosa y cálida sonrisa, que alguien más se sienta seguro contigo

Desearía poder decirle a esos que eres lo mejor que les puede pasar…

Lamento haberte decepcionado, si en algún momento vuelves a pensar en mí

Quiero que me recuerdes sonriendo, esa sonrisa hermosa que me enseñaste.

Lamento mucho haberme ido …

 

Con cariño , tu niña…

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad[email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.