el jota

Espejismo Maldito (I Parte)

“Espejismo Maldito”

PRIMERA PARTE

“El Hotel”

I

     Todo comenzó aquél día de lluvia y truenos, a pesar de que el día anterior había sido el día más soleado y caluroso que Dorian había vivido en sus veinticuatro años de vida. Nada de lo que había planeado para ese día podría hacerse, o eso era lo que había pensado. Cuándo al fin escampó, ya era muy tarde. Eran las nueve y media de la mañana y era tarde para conseguir un empleo.

 

     Sin embargo, Dorian no dejó que el triste y melancólico día arruinara su momento y salió de su casa con la idea de conseguir ese dichoso empleo, ya que en su cabeza solo escuchaba las voces de su familia que le decían “Vete a trabajar”, “Eres un parásito”, “Tienes que aportar algo a la casa”, “Mira como tus hermanos están trabajando y tú acostado en la cama”.

 

    Todo esto se repetía una y otra vez en la cabeza de Dorian, de las voces de sus hermanos, de su madre, de sus tíos, en fin de toda la familia y por ello ya estaba decidido a cambiar su destino pero no solo quería cambiarlo, quería dejar a todos callados cuando le dijera que había conseguido el mejor de los empleos. Aunque la hora estaba causando negatividad en Dorian, trataba de mostrar una cara de felicidad y entusiasmo frente a la vida pero por dentro estaba lleno de tristeza y decepcionado.

 

    El camino se hacía lento y cuando menos lo pensó miró a su alrededor y vio a aquel Castillo del que todos en su sector hablaban, aquella estructura cuya fachada era lo más hermoso que podía existir en kilómetros y kilómetros de distancia, ese maravilloso castillo era un hotel muy prestigioso y encantador, solo los afortunados, los adinerados y los extravagantes podían entrar allí y para ser parte de él tenías que ser de los mejores, o eso era lo que todos decían, puesto que nadie en realidad conocía a ciencia cierta cómo era, de él habían innumerables leyendas sobre los que allí se habían hospedado.

 

    En ese preciso instante se le ocurrió la espectacular idea de trabajar allí, ese sería el trabajo perfecto para él, puesto que con ello podría realizar su deseo de hacer que su familia dejara de hablara de él y los dejaría con la boca abierta.

 

    Cuando entró a la estructura, fue recibido por un viejo amigo de la infancia, a quien había dejado de ver hacía mucho tiempo y pensaba que se había ido del país (Como estaba sucediendo mucho en ese momento), sin embargo, al encontrarlo le habló de las maravillas de ese hotel, le dijo que desde que comenzó a trabajar allí su vida y la de su familia habían cambiado en ciento ochenta grados, que el único problema era que no le podía decir a ninguno de sus seres queridos que trabajaba allí porque era una regla que debía seguir, luego de ello fue entrevistado por un hombre que Dorian pensó era el dueño del hotel, tenía una mirada fría y un tanto seductora, sus ojos eran un túnel profundo que llevaba a quien quiera que lo mirara a un abismo negro y su voz estaba a solo un nivel de llegar al volumen de los truenos que había escuchado esa mañana y antes de que se retirara le dijo que le quedaba terminantemente prohibido revelar que trabajaría allí.

 

    En poco tiempo ya estaba en su casa y haciendo caso omiso a lo que le habían dicho en el hotel tenía reunida a su familia diciéndoles que debían cenar juntos a las ocho en punto, que debían de ser puntuales porque les tenía una información muy importante; Dorian estaba muy feliz con toda su familia sentados a su alrededor y algunos con una cara de fastidio, ellos solo estaban esperando que la oveja negra de la familia hablara y dijera cuál era esa información que supuestamente era tan importante. Así fue como por fin le dijo a toda su familia que trabajaría en el hotel cercano a su casa, pero que todos miraban tan lejano, algunos no podían creerlo, otros lo felicitaron con hipocresía y solo su hermano menor le dijo que estaba muy contento por él. Su madre, muy amablemente le dijo que no le creería hasta que trajera su primer salario y brindara la cena de toda su familia.

 

    A pesar de la reacción de sus familiares, Dorian estaba muy contento porque había logrado su objetivo, puesto que había hecho estallar una bomba atómica en la familia y todos hablaban de su trabajo. Lo que puso a más de uno de cabeza.

 

II

 

     Esa mañana que Dorian comenzaría a trabajar en el hotel se arregló lo más que pudo y en su casa el tema de conversación era sobre su nuevo trabajo, todos estaban tras la expectativa de saber si era verdad o si los habían engañado. Francisco, el hermano mayor, que le llevaba más de tres años a Dorian y Juan también hermano mayor de Dorian, pero menor que Francisco estaban apostando si era verdad o mentira. Por otro lado, Luis, que era gemelo de Dorian y Pablo, de un año menor, apostaban sobre el tiempo que duraría en el trabajo o al menos cuánto duraría la mentira. Por su parte, David que era el menor de todos, hablaba con su incrédula madre sobre lo orgulloso que se sentía de su hermano mayor, saber que trabajaría en ese hotel tan impresionante como prestigioso, era para él una muy buena noticia. Sin embargo, su madre no le prestaba la más mínima atención, solo pensaba que su hijo era tan parecido a su padre que quizás no volvería jamás, y que todo el engaño del trabajo era solo para desaparecer.

 

     Se hizo la hora y Dorian llegó al hotel, pasó de habitación en habitación, acomodando y arreglando y sirviendo a todos los inquilinos, conoció un par de huéspedes que eran soberbios y malhumorados, tras finalizar su primer día pensó en retirarse, pero le dijeron que no se podía ir, porque ya estaba trabajando para ellos y que no podía salir, allí descubrió el primer horror, pues aún le faltaba por enterarse de ciertas cosas que escondía el hotel, que aunque por fuera era una belleza por dentro ocultaba muchos misterios. En ese momento Federico, su amigo de la infancia, le explicó que esa era la razón por la cual no había vuelto a saber de él y que no se preocupara que su familia iba a estar muy bien y que ya todo estaba arreglado para que su familia tuvieran los beneficios que solo se les daba a la familia de los empleados del hotel, nadie volvería a hablar de él, pero no quiso aceptarlo y le dijo que se iría pero Federico con una voz tranquila, le dijo “Amigo ya estás dentro del hotel, ya eres parte de él”.

 

    Habían pasado semanas, y Dorian no encontraba cómo salir, la segunda parte del horror descubierto fueron los huéspedes, cada uno era más grosero que el otro, descubrió la altanería, la soberbia, el irrespeto de todos los huéspedes, las facciones de la cara de Dorian, habían cambiado, se veía agotado, tenía los párpados caídos, un semblante opaco, comenzaba a sentirse mayor de lo que era, sus energías estaban por el suelo, el sueño lo dominaba, durante su tiempo en el hotel parecía un sonámbulo, un zombie andante, había perdido todo rastro de belleza, juventud y vida, la verdad era tan solo un robot de la sociedad secreta que allí residía.

 

    Lo que Federico le había dicho había sido verdad, nadie más había hablado de él, pero Dorian tampoco había sabido más nada de su familia, al parecer estaban muy bien desde que él se fue porque el hotel se encargaba de pagarle todo a su familia y a él no le faltaba nada, mientras más tiempo pasaba, más se daba cuenta de cuánto había cambiado. Su vida se volvió en una rutina de dormir, despertarse y trabajar, ya casi ni comía porque no le daba hambre, aunque el sueño tampoco era tan placentero como antes, a veces ni siquiera dormía, otras veces ni siquiera comía, a veces se despertaba en plena madrugada a escuchar el silencio, su hora preferida para despertar eran las tres y media de la mañana.

 

     El silencio al parecer lo conectaba con el más allá, trataba de escuchar en pleno silencio las voces de sus hermanos, sobre todo de su hermano David, quería escucharlos a todos, quería escuchar aunque fuera la voz de su madre peleando con él, criticándolo y diciéndole lo mal hijo que era. Tenía demasiado tiempo sin conectarse con su vida del pasado, ahora su presente era el hotel y la rutina. Cada vez se daba más cuenta de que lo que era por fuera, no era igual por dentro, tenía miedo a irse, pero también tenía miedo a quedarse, no sabía cuál sería su futuro si dejara de trabajar allí, para bien o para mal desde que entró allí no había tenido problema alguno en seguir adelante, ahora el problema era él que no se sentía a gusto, pero cuando estaba en silencio a esa hora de la mañana se desconectaba de la realidad de su estadía y de su trabajo.

 

III

 

    Cuando ya tenía más de un año en el hotel, ya conocía cada espacio que había en él, se dio cuenta de que había solo un  lugar en el que jamás había entrado y era una especie de capilla que había en pleno centro del hotel. Se dio cuenta además, que antes no la había tomado en cuenta y solo en ese momento pensó en que haría una capilla en ese lugar y por qué nunca se abría, al contrario siempre estaba cerrada y nunca había nadie ni siquiera cerca de ella. Por eso, se acerco para saber un poco más de esa capilla, sin embargo, cuando la intentó abrir se dio cuenta de que no podría.

 

     Aunque en ese momento nadie le prestaba atención, porque era una criatura tan fantasmal como cualquiera de los que estaban allí presente, pensó que mejor sería irse de allí y regresar en otro momento en el que nadie estuviera cerca y a pesar de que no sería en ese momento, sabía que tendría que regresar porque algo le decía que allí encontraría respuestas de muchas interrogantes que se le habían presentado durante todo el tiempo que tenía en el hotel. Lo que antes había en su mente había cambiado, ya no eran las voces de sus hermanos y de su madre criticándolo, tampoco eran las voces de sus hermanos y de su madre diciéndole que por qué no había regresado, ahora eran preguntas, solo preguntas sin responder, esperar un día más para resolver los enigmas no le quitaría más energía de la que ya le había quitado el tan prestigioso hotel y los parásitos que allí residían.

 

    Como lo había planificado, en horas de la madrugada, Dorian despertó, eran aproximadamente las tres y media, como siempre se había despertado para escuchar el silencio, ese día no había nada más que silencio. Había decidido salir de su habitación e ir para la capilla que estaba en medio de la gran edificación. Al salir de las cuatro paredes que la encerraban en un mundo distante vio que el hotel a esa hora era otra cosa, era una edificación totalmente distinta, tan vacía y tan silenciosa como un cementerio. Ese extraño silencio tan inquietante adornaba el ambiente de la oscuridad de la noche, sin darse cuenta estaba adentro y nunca imaginó que se encontraría en un lugar como ese.

 

    Era una capilla sepulcral, un cementerio escondido en medio de tal edificación, las paredes estaban adornadas con nombres de muertos con sus cruces, cada uno tenía su fecha de nacimiento y su fecha de fallecimiento, era una especie de círculo de tumbas, en medio del lugar había un espejo con una inscripción que decía algo así como “Las dos caras”, y alrededor de ese espejo había una escultura de mármol, un esqueleto inmenso con unas alas de ángel que lo arropaban. A los pies del espejo también había una lápida que decía “La vida y la muerte son las dos caras, la única opción para salir de una es entrar en la otra, tu vida es mi energía y tu muerte mi alegría”.

 

    Cuando vio todo esto Dorian no sabía qué hacer, ni qué decir, era el tercer horror que había descubierto en el año que tenía allí encerrado, pero nada lo asustó más que leer el nombre de Federico Rojas Castro con su año de nacimiento y el año de fallecimiento. Pero lo que más lo dejó perplejo fue que el año de fallecimiento fue el tiempo que tenía sin verlo.

 

    Al salir de la capilla, ya era de mañana, no se había dado cuenta de todo el tiempo que duró allí adentro, pensó en escapar de una vez por todas, ya nada podría detenerlo esta vez si era necesario que saliera sin mirar atrás y no podía mirar atrás por miedo a convertirse en piedra, pero cuando miró a la entrada por donde pensó que saldría vio a su hermano menor, David, entrando al hotel, eso lo horrorizó más de lo que había visto anteriormente y eso que ni siquiera había podido comprender aún lo que acaba de descubrir. David estaba entrando y cuando lo vio era tan distinto, su cuerpo había cambiado, ya no era un niño, era un hombre hecho y derecho, tal vez ya había cumplido dieciocho años, aunque parecía de un poco más. Después de ese instante de silencio sacó sus conclusiones y trató de evitar que ocurriera una desgracia, fue directo a la entrada y detuvo a su hermano.

 

     Su hermano al verlo lo abrazó, le dio las gracias, vio que su hermano tenía muy buen porte, estaba vestido muy elegante, como si fuera a buscar trabajo, pero él lo detuvo diciéndole que él no podía venir a trabajar allí, que debía irse y nunca más volver, su hermano pensó que todo era por egoísmo y le dijo que él pensaba que era distinto pero que al parecer era igual que cualquiera de sus otros hermanos. Dorian se dio cuenta de la reacción de su hermano y le dijo esto no es para ti, te doy todo lo que quieras pero por favor vete y no vuelvas más.

 

IV

 

     Era tanto la excitación que tenía Dorian en ese momento que no se había dado cuenta de que todo el castillo estaba en ruinas, las paredes agrietadas, hojas secas recorrían los espacios del hotel, escombros en todos los rincones, era algo horrible, sin embargo, su hermano que aún estaba allí, parecía no darse cuenta de la situación, es más ni siquiera lo veía a él, que estaba todo demacrado, lleno de arrugas y sin una pizca de alegría, al parecer su hermano solo veía brillo tanto en él, como en el hotel, aunque ambos estaban en el mismo sitio, ambos veían una cara muy distinta, era como si cada uno estuviera en una dimensión distinta. Al parecer había pasado más tiempo del que él creía, no era tan solo un año, ni siquiera dos, al parecer eran más de tres años, o eso era lo que parecía, porque por un lado, el espacio estaba en ruinas y por el otro su hermano no era el niño que él había creído dejar hace un año.

 

    Dorian seguía intentando hacer que su hermano se fuera del hotel y le dijo mira como estoy, esto no es para ti, tú no lo mereces. David se puso mucho más furioso de lo que estaba y le dijo que se iría y que si era lo que él quería jamás volvería a ese lugar pero que desde ese momento Dorian estaría muerto para él. Sin voltear atrás su hermano menor se fue agitando los brazos de la rabia y Dorian cayó de rodillas, comenzó a llorar, su hermano, el único de la familia que sentía amor por él, el único de la familia que le tenía afecto, ahora se había retirado odiándolo como nunca lo había odiado, ya todo estaba muerto para él, en ese momento llegó Federico y lo vio, le dijo que lo siguiera y se fueron caminando juntos.

 

     El Corazón de Dorian estaba vuelto añicos, su vida se había vuelto nada y Federico lo estaba llevando a un lugar, que no conocía, al entrar a la habitación, vio una pared que tenía una especie de historia contada a través de símbolos, le habló que ese lugar tenía aproximadamente cien años y que aunque había muchos lugares como esos en otros países ese era uno de los mejores. Le contó además que el que entra allí no sale y si se escapa sufrirá las consecuencias, una sola persona ha logrado escapar y ese fue el padre de Dorian, la historia cuenta que cuando el padre de Dorian se escapó se encontró con un grupo de hombres que lo llevaron a un hospital del terror, allí mantenían hombres con los peores trastornos psicológicos y él no tuvo un final distinto.

 

    Federico seguía contando, esto que tú ves aquí es parte de una secta de multimillonarios, que compran en vida su espacio en la muerte, este es un hotel de almas, lamentablemente tu padre al escapar de aquí perdió todos los beneficios para su familia, nadie nunca se enteró porque como te dije en un principio aquí está terminantemente prohibido hablar con sus familiares que van a trabajar aquí, al parecer rompiste esa regla. Por eso, todo se descontroló, pero tú mismo te encargaste de echar a tu hermano, fue lo mejor que pudiste hacer.

 

    Déjame explicarte, decía Federico, este es un hotel gobernado por una secta de multimillonarios, siempre hay un presidente que se va cambiando constantemente para que nunca haya un mismo mandato por tanto tiempo, en este momento está aquél hombre que te entrevistó cuando tú llegaste. En este momento, él es la única persona viva que tiene contacto con el hotel y se hace llamar “El Guardián”, que es aquel que tiene contacto con la vida y la muerte. El resto de nosotros estamos muertos, tú has muerto hoy, cuando tu hermano David te dejó, lo único que nos mantiene con vida es el aprecio de nuestra familia, como al herir a tu hermano rompiste con la conexión entre los dos hizo que al fin la muerte te alcanzara. Pero seguirás vagando junto a nosotros, somos un establecimiento de dos caras, aquella que todos ven por fuera, la belleza de un castillo y aquella que todos ven por dentro, la verdadera, la de la destrucción.

 

     Es por eso que cuando tu hermano entró y tú te diste cuenta de la verdad, él y tú veían cosas distintas, esas son las dos caras, pero nunca nadie sabrá la verdad hasta que hayan muerto, solo en ese momento verán la verdad de lo que es este lugar, en fin, eso es como decir que nunca lo sabrán.

 

V

 

     Ya las cosas se estaban poniendo un poco más claro, sin embargo, había preguntas sin responder y en ese momento fue que Dorian comenzó a preguntar. ¿Quiénes somos nosotros?, ¿De verdad estamos muertos?, Federico siguió con su historia, eso es muy fácil de responder, como te dije morimos desde el mismo momento en que nuestra familia nos olvidan, cuando ya no nos nombran ante otros, así como el gobernador es conocido como “El Guardián” y es el conecta la vida con la muerte, nosotros tenemos nuestro propósito y somos el sector llamado “Servidores” somos los trabajadores del hotel, a nosotros nos pagan los multimillonarios y ellos se encargan de pagarles a nuestra familia, ellos mantienen muy bien a nuestra familia, los servidores tenemos tres niveles, en el primero estás tú, son los empleados que tienen poco tiempo trabajando, llegamos aquí con vida y nos van asesinando poco a poco, absorbiendo nuestra energía, en el segundo nivel, estoy yo, tengo aproximadamente cinco años, somos los que conectan a los servidores del primer nivel y también conectamos a los servidores del tercer nivel, para entrar al tercer nivel debes tener más de diez año y tienes tres opciones, ir al cielo, ir al infierno, o seguir en el limbo buscando nuevos servidores a ellos les llaman “Consumidores” uno de ellos te buscó a ti y otro a mí, ellos hacen que las probabilidades que llegues aquí sean cada vez más segura, te atraen hasta aquí aunque tú no lo sepas, antes eran conocidos como “Ángeles”, pero el de arriba se molestó y hubo una gran guerra, lamentablemente perdimos y les cambiamos el nombre, aunque particularmente consumidores les queda mejor.

 

     Aunque ya Dorian se había dado cuenta de lo que significaba la secta que estaba allí presente, seguía con algunas dudas y preguntó ¿Y quiénes son los que viven dentro del hotel?, Esos son parte del otro sector, en primer lugar está el sector de los vivos que son los que están afuera y son conocidos como “Los Padres”, ellos son los que mantienen a nuestra familia, los que ayudan a que ellos estén bien, ellos nos pagan y venden su alma para poder vivir en el hotel. En cambio los del otro sector, los muertos, son llamados “Los Inquilinos” fueron alguna vez padres y ahora que están muertos piensan que tienen todo el derecho del mundo de mandar, por eso su actitud arrogante y soberbia, ellos que no van al cielo ni al infierno tienen la oportunidad de comunicarse con sus familiares, para eso vendieron su alma.

 

    Y Dorian seguía preguntando ¿Y por qué se desaparecen en la madrugada? Esa es la hora muerta, respondió Federico, a las tres de la mañana, los inquilinos salen a conectarse con sus familiares, es por ello, que pagan tanto en vida, para poder conectarse con sus familiares en la muerte, además con la venta de su alma tienen derecho a no irse ni al cielo, ni al infierno sino mantenerse en el hotel, por el resto de la eternidad.

 

     En todo el tiempo que Dorian tenía dentro del hotel, no había visto a más nadie, sino a Federico y a los Inquilinos, por eso preguntó ¿Y somos los únicos que estamos aquí? Por supuesto que no, respondió Federico, aquí hay muchos más servidores del nivel uno y del nivel dos, sin embargo, solo los del nivel dos podemos conectarnos con el resto del nivel uno, tú aún no ganas ese derecho, hasta que no estés en el nivel dos. Porque solo cuando estamos en este nivel nos hacemos consientes de la eternidad en la que viviremos aquí encerrados y podemos ver a aquellos que quizás conozcamos y nunca supimos que estaban aquí dentro. Además cuando llegamos al tercer nivel sufrimos lo que llaman “El Destierro” y es allí que vamos verdaderamente a donde merecemos ir, nosotros no somos enjuiciados por este trabajo, sino por lo que hicimos en vida. Aunque ser un Consumidor es mucho peor, que ir al mismísimo infierno, porque ellos deciden por su propia cuenta, es como si se hubiesen suicidado, por eso, la ayuda de ellos es un poco distinta, porque para ganarse el pago de ellos su familia tiene que trabajar, a ellos les ofrecen trabajo pero en vida, en las empresas de los padres.

 

    Mientras más hablaba y más se enteraba de lo que esta secta significaba más problemático se volvía pero él sabía que era un sacrificio, sentirse mal para vivir bien, ese era la verdad de la situación que estaba viviendo Dorian en ese momento.

 

VI

 

    Enterarse de todo eso fue muy duro para Dorian, sin embargo, se sentía feliz porque ahora gracias a él, su hermano, no sufriría una maldición, como la que él estaba viviendo en ese momento y para finalizar le preguntó a Federico ¿Qué será de la vida de mis familiares ahora? No te preocupes, respondió Federico, tú tomaste la decisión y fue la mejor de todas, tú no huiste, le dijiste a tu hermano que se fuera, aunque no te lo había dicho, la única oportunidad que tenías de ser libre era que tu hermano se quedara por ti y solo así tú vivirías y en este momento el muerto sería él.

 

     Desde ese momento Dorian cambió de actitud y quería ser el mejor servidor para que cuando estuviera en el segundo nivel le dieran un buen cargo. Descubrió además que su padre era bueno, después de todo, solo que lamentablemente tomó la decisión equivocada, hasta el momento solo estaba esperando pasar al nivel dos, quería saber quiénes de sus familiares formaron parte de este trabajo, cuando descubrió que su padre estuvo involucrado e intentó huir, que él ya era parte de todo y que su hermano estuvo a punto de ser parte de todo, pensó que tal vez, otros de sus familiares estuvieron en su momento por ese lugar.

 

    La Familia de Dorian nunca más volvió a nombrarlo, aunque vivieron cómodamente luego de que este se convirtiera en un excelente servidor, a su familia jamás le faltó nada, la madre de Dorian, Morgana, tenía en su cuarto una foto de él y de su padre, siempre rezaba en nombre de los dos, pero todo era entre cuatro paredes, a sus hermanos jamás se lo mencionó, para ella lo mejor era vivir sin nombrarlos, sus hermanos Francisco, Juan, Luis y Pablo nunca les importó la vida de él y solo les gustaba gastar todo lo que recibían del pago de su hermano y por último David que aunque no le mencionó a sus hermanos el nombre de Dorian, siempre pensó en él y aunque cumplió lo que prometió de no volver nunca más al Castillo pasaba todos los días frente esa hermosa estructura, pues tenía la esperanza de que en algún momento su hermano saldría de allí y lo abrazaría y lloraría juntos por su reencuentro, pero eso nunca pasaría, aunque él tampoco lo sabía, tenía la esperanza y por eso nunca dejó de pasar por el prestigioso hotel que todos conocían como “El Espejo” y que aunque tenga mucho prestigio nadie sabe a ciencia cierta lo que dentro de él se encuentra.

Comentarios3

  • Ma. Gloria Carreón Zapata.

    Una maravillosa narrativa que nos invita a reflexionar sobre la vida. Un lujo la lectura escritor, mis felicitaciones. Un cordial saludo desde México.

    • el jota

      Saludos desde Venezuela, muchas gracias por tomar de tu tiempo para leerme. Mañana subiré la segunda parte, tiene tres partes... y aquí tienes el prólogo por si lo quieres leer, debía leerse primero pero bueno jejeje https://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-511469

    • el jota

      Antes de Leer el cuento es recomendable leer el prólogo: https://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-511469

    • el jota

      Tercera Parte https://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-522535



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.