Daniel Memmo

La invención

No hay llaves en este lugar,

porque no existen las puertas,

todo es blanco en el canto,

la risa, el beso.

No hay dolor,

todo es puro,

sincero y eterno en cada rincón,

el baile y su melodía serán única,

tu vientre será cuna,

hijos luminosos correrán sin miedos,

porque aquí, no hay de que temer,

llantos nobles y transparentes brotaran,

y los beberemos, como agua de labios frescos.

Sin cansancio tu alma dormirá de sueños,

jugaras sin edad,

sin tiempo,

húmedo será el deseo,

el alivio será la lluvia diaria,

añoro estar ahí,

de pie,

en ti,

reír sin ofender,

buscar sin motivos,

porque estas ahí,

sanos serán los consejos, entre voces y palmadas.

Caminaremos,

al acostado esta el mar,

te veo,

desespero de ansiedad y te invento,

no exagero!!,

te tengo en mi feliz entierro,

despierto,

no miento!!,

te espero,

si tus ojos se abrirían, latiría mas fuerte tu corazón,

galoparía hasta mi,

es el fin..,

nuestro fin.

Te invento,

no estoy durmiendo,

te presiento

y gozo el momento de anhelar con tu silencio,

estremeciendo nuestros cuerpos.

No hay llaves,

ni puertas,

todo esta expuesto en la esencia pura,

en la inocencia eterna,

te espero,

lo invento,

desespero!!,

de tenerte,

 de inventarte,

que siempre.., sea para siempre.

 

     Daniel Memmo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.