Mallez

Gratitud

 

 

Padre, gracias por tu misericordia

que nunca decae en cada mañana

y en el postulado de tu concordia

mi alma te busca desde hora temprana.

 

Gracias Señor, Soberano y Eterno,

en quien se halla la única salvación

y el Espíritu de amor Sempiterno

que nos hace tus hijos por adopción.

 

Gracias Padre. Tu nombre sea honrado

y aún los cielos proclamen tu Nombre;

y arrepentido sea perdonado

si a ti se vuelve de su mal el hombre.

 

¿Cómo no acordarme de ti en gratitud

y en el sosiego que das a mi alma?

¨No existe en el hombre sediento virtud

si no busca agua como el siervo brama¨.

 

Padre, gracias por tu Hijo Jesucristo

que a morir por mí, Salvador, enviaste.

y en horrenda cruz a morir maldito

por los pecados que me perdonaste.

 

Ahora ya tu gracia y tu gran amor

han de producir fruto fértil, bueno.

Tú me amas y en tus virtudes de Creador

me has hecho renacer en hombre nuevo.

 

El mundo está en oscura y tenebrosa

confusión. Tan perdido y resignado

a vivir bajo la turbia y engañosa

falsedad en que vive adoctrinado.

 

Pero la Luz del Mundo intensa brilla.

Como eterna lámpara no se acaba.

Tú exaltas a todo aquel que se humilla

y en él brilla la luz de tu Palabra.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.