ubik

MI PAISAJE ANTIGUO

Acaricio la sombra 

enterrada en la arena

como un tímido reloj 

 

se suceden días cristalinos

con la misma equidistancia 

del horizonte 

al quemar su lejanía 

en el inconsciente de la llama

 

nada se deshará en su reflujo

apágala de un latido

si quieres ver nuevos desmayos

en el corazón celeste 

de su hipnótico vuelo

 

el ascua perlado de rabia 

vitalidad del último reverso

en la ígnea grisura 

de su magnética eternidad



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.