Santiago Miranda

Dios es dios

 

La reunión inmarcesible
Y marchita de todas las cosas
Que habrán de morir, vivir, lograrán
Ser y pagar el precio o el valor necesario
De un accidente  previsto
Quién sabe   ya sabe quién
Dios es la tensión en el espacio
La disposición al tono o al temor
Dios es la permanencia sobre lo mismo
Y en nuestra rebelión curiosa e inexplicable
Dios es la transición a la cultura permanente
La ternura en la lujuria, locura y sumisión
Sueño reparador, alegría inexplicable
Percepción armónica del caos interior
Vibración imposibilitada de dejarse ver
Como el testamento de un fin dilatado
Próxima explosión de una voz
Que es otro y uno dentro de uno
Y otro        dios es naturaleza
Aspersión ley de aire y piedra
Dureza      dios es dios
Dios es diosa
Dios no es aún
Ni logrará ser
Dios de Dios
Pan de dos
De dos a diez
Dados dispersión
De de de todo lo dado
Que será revuelto una vez
Y otra hasta lograr la cifra misteriosa
Que lo hará -sin dejar rastro+ desaparecer



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.