Jordan Sanchez

Viajeros II

Rumbo al letargo del sol
sobre esta tarde que nos vacila.
Miramos el cielo que se muda.
Tú allá,  yo aquí.

Cuando  va llegando ese rojo
de atardecer,
aquellas nubes emisarias
juegan a encontrarse contigo,
juegan a invadir  tus ojos
encandiladas en una mirada estoica.

Cuando va llegando la primera estrella
a mis ojos,
tú estás encontrando el cielo que
abrace dos horas antes,
esa mirada extraviada que lancé
sobre la moribunda tarde ya ausente.
Esa mirada-flecha que va cruzando
los husos horarios:
punta de ausencia, cuerpo de  mi sed.

Cuando la noche me ha caído encima,
y las estrellas adornan los ojos.
Cuando la noche te ha caído encima
y tus ojos adornan las estrellas.
Se enciende la nostalgia.
Despierta el recuerdo.

¿Viajera, por qué tu noche
es más cálida que la mía?
¿Por qué tu tarde es más amada?

Mi cuerpo  se ausentará unos días,
el alma ha ido con el corazón en los dientes.
Con el pasaporte en la mano.







Comentarios1

  • Ana Maria Germanas

    Unprecioso poema Jordan.-
    Me encanto leerlo.-
    Un afectuoso saludo.-

    • Jordan Sanchez

      El placer es mio Ana.
      Un gran abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.