argantonio

El judío errante


Nunca perdí la memoria, siempre viví un sueño que me ayudó a atravesar la vida, él fue el maná de mi desierto, sobrevivi a hostiles sentimientos, me hice italiano, griego, eslavo ,germano y desde mi ,Toledo manchego paseé por el mundo el viejo castellano y guardo como un tesoro ,la llave de la vieja casa, soñé siempre con la casa eterna la ciudad celestial , cuando ya nada quedaba, soñé con un jardín regado con lágrimas del cielo
Liberado al fin de la tiranía de los dioses ultraterrenos
Soñé con un jardín donde esperar al mesías



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.