Ernesto Nexticapa Javier ( Escritor Nocturno)

EL AMOR

 

Una benevolente fuerza
en el corazón, abundante inunda,
vigoriza el alma triste y bruna,
estela divina y lustrosa,
mensajera en el día naciente
orna con un tono claro al sol.
Imperceptible siempre camina
impalpable, desapercibida,
aquellos ojos que no miran 
como baila, en la llovizna.

En lo pétalos de la rosa
botón de cristal de rocío,
irisa el rosal donde duerme
un céfiro viento la mece
y dulcemente la desprende
entonces vuela libre, tan libre,
una metamorfosis increíble,
se posa en las nubes de la tarde
y cambian, todo encienden, no mueren
en el manifiesto de la noche.

Porque como semilla anida
en las almas tristes y perdidas,
solitarias y yermas tierras,
sus dulces frutos fuertes germinan
llega en primavera la vendimia,
espera paciente en el camino
al taciturno peregrino
que blasfema su destino,
entra como espora en su respiro
suscita con magnolias su nido

En el templo del firmamento
danza mondo entre los luceros,
brilla en la albura de los ensueños
audaz desciende hasta los lechos,
invoca epifanía, en los sueños,
plúrima esencia, complemento,
es zarza ardiente, alimento,
poderoso expande tu ser etéreo
después de tan cruel sufrimiento,
sustancia, un sentir eviterno.

Tu ser, su lenguaje declama
no necesita palabras,
sólo basta un par de miradas,
los silencios de las madrugadas
y las tristezas son desnudadas,
con una azada son enterradas
en el cementerio, olvidadas,
ahora las pieles son habitadas
con más fe, virtud y alabanzas.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Un preciado bello y gratificante poema de amor estimado Ernesto
    Un placer visitar tus letras.
    Un abrazo de amistad.
    El Hombre de la Rosa

    • Ernesto Nexticapa Javier ( Escritor Nocturno)

      Muchas gracias El Hombre de la Rosa, aprecio que mis humildes letras sean de su agrado le envío un caluroso abrazo desde México, excelente fin de semana.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.