Bernabé Solano

Constelaciones del firmamento

Constelaciones del firmamento
acompáñenme en mi lamento.
Satisfagan mi temor al amor.

 

Yo solo les pido:
que no se amargue el jarabe ni su sabor
que la limerencia mantenga su esencia sin obsesión.

 

Que la lluvia naturaleza sepa a café como sus labios,
que sea tan disfrutable como los ardientes paisajes sobre la hamaca.
Que su guitarra suene entre mis brazos frente a la fogata,
que el juego de manos me incruste en tus caderas.

 

Que la fuerza opuesta no nos cancele
deseo que la ley de atracción nos abrace
que la vela del barco nos lleve al más profundo mar
y que el agua nos enseñe a amar
y los peces a besar.

 

Que las yemas con las que escribo
proporcionen caricias entre: tus piernas, tus labios, tus raíces.
Que lo único frío sea la respiración a la esencia de tu cuerpo.
Fuego en la cabeza de tanto pensar en tus llamas
que me llamas y lamas,
el sabor del amor.

 

Trasmitirte la predilección de mí en cada tacto,
que la tierra mojada me guíe hacia tus lenguas. 
Que me tenga que tragar mis mentiras:
que te conocía, cuando apenas me inmerso en tus aguas,
que te espero, cuando en realidad te anhelan mis pupilas.


Todo lo necesario ya lo tengo, para beber el ego,
pero sobre todo,
la alegría, la pasión, y tus pechos...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.